Alcazaba de Reina

Alcazaba de Reina
Alcazaba de Reina
Alcazaba de Reina
Alcazaba de Reina
Alcazaba de Reina
Alcazaba de Reina

Una fortaleza con 800 años de historia.

El Castillo de Reina es perteneciente a la comarca de la Campiña sur, situado a 126 kilómetros al sur de la Provincia de Badajoz, en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Se trata de una edificación defensiva cuyos orígenes se remontan al último tercio del siglo XII, edificada en lo alto de una colina, desde donde abarca una gran extensión de terreno.
Junto con la fortaleza de Montemolín, formaban una barrera defensiva los ejércitos de Los Almohades para impedir el paso de las fuerzas cristianas en su proceso de Reconquista del sur de España. Estas dos fortificaciones eran de las más importantes de entre las que formaban la red de defensas árabes en Sierra Morena, utilizadas para asegurar y proteger las ciudades de Córdoba y Sevilla de los ataques de Los Cristianos.

El rey Fernando III el Santo reconquistó el castillo en el año 1246 y se lo entregó a La Orden de Santiago, la cual estableció una Encomienda que abarcaba un territorio bastante amplio. Todavía son visibles los restos de lo que fue una alcazaba musulmana, que data de la segunda mitad del siglo XII, con rasgos típicos de las edificaciones almohades como, por ejemplo, el muro exterior, que se adapta a las curvas de nivel, cosa que aprovechaban para aumentar su capacidad defensiva.

Su construcción, típica de los árabes, está hecha de tapial modulado mediante una especie de encofrados. Posee a su vez varias torres de planta rectangular, unas albarranas y otras adosadas al muro perimetral. Tiene una torre cuya base es de sección cuadrada y pasa a ser octogonal en la parte superior.
Cuando pasó al poder de La Orden de Santiago, se llevaron a cabo numerosas construcciones, sobre todo a finales del siglo XV por orden del Maestre de la Orden Alonso de Cárdenas, último gran maestre de la orden.

En cuanto al sistema defensivo, se dotó de mayor altura a las murallas mediante mampostería, para su mejor defensa.
En el interior se construyeron viviendas que sirvieron de residencia al alcaide, a las que en su conjunto denominaban como «el palacio» y que parece ser fueron levantadas en lugar del anterior alcázar árabe, a lo largo del siglo XVI.
Los edificios dedicados al servicio se componían de viviendas, aljibes, caballerizas, y una ermita de estilo gótico.
Ya en el siglo XVII se inicia el abandono de la fortaleza, y con ello, su deterioro progresivo.

Horario: 24h

Precio: Gratuito

Información:
La forma de acceso al castillo es libre, no hacen falta reservas ni permisos.

Volver