Casa Maestral

Casa Maestral
Casa Maestral
Casa Maestral
Casa Maestral
Casa Maestral
Casa Maestral

Era la residencia de Los Maestres de La Orden de Santiago cuando pasaban por Llerena, aunque mayormente se utilizó como edificio administrativo de Los Maestres de la Orden. Cuando el rey Fernando el Católico asume el maestrazgo de las órdenes después del último gran maestre Don Alonso de Cárdenas (natural de Llerena), cede el edificio a La Santa Inquisición para que les sirviera como edificio temporal, porque cuando se crea el tribunal, la primera sede que les ofrecen es el Palacio Episcopal o Casa Prioral (casa donde residía el prior). El prior tenía prisa por echarlos de allí y como la casa no se utilizaba, debido a que el maestre era el Rey y no pasaba por aquí, éste les cedió la casa a los inquisidores.

La Orden de Santiago, estuvo batallando muchos años con la Corona para que les restituyesen la propiedad de la casa y echasen de allí a los inquisidores, máxime cuando los inquisidores ya habían adquirido un nuevo edificio, que era el Palacio de Los Zapata, que acabó siendo la sede definitiva de La Santa Inquisición de Llerena y el Palacio Episcopal ya ni lo utilizaban, no obstante, siempre mantenían un inquisidor de guardia en el palacio para que no los echaran.

Finalmente, después de mucho batallar por un largo período de tiempo de casi 100 años, La Orden de Santiago logró hacerse nuevamente con el edificio.

El edificio ha servido también de casa particular y hay bastantes restos. Se sabe también que la fachada tenía los grandes escudos de la familia Suárez de Figueroa, debido a que el maestre Lorenzo Suárez de Figueroa, también intervino en la construcción del edificio; esos escudos parece ser que los compraron los herederos de la familia y los arrancaron de la fachada y se los llevaron. (hecho no constatado)

Se conservan restos del patio, donde está ahora mismo el edificio de recaudación de impuestos y en la parte que es propiedad de la iglesia, se conservan la sala de audiencia, cubierta con un alfarge de madera y una especie de artesonado, con unas zapatas talladas en madera de estilo renacentista.
Se conservan restos de otro patio, que es hoy propiedad de la Iglesia. En la restauración que se hizo del edificio en la parte pública que hoy es propiedad del ayuntamiento y que está en uso por La Diputación de Badajoz, se descubrió la portada de entrada original a lo que era el Palacio desde el patio, portada bastante monumental, con un arco de herradura apuntado. Se encontraron también algunos restos de pintura mural, que se ponen en relación con el uso religioso del edificio, hay un Dios Padre en un intradós de uno de los arcos que aparecieron.

Posteriormente aparecieron unas pintadas grabadas en la parte superior del edificio hechas por los presos de La Santa Inquisición en las antiguas cárceles. Dichas pinturas, hechas en su mayoría con objetos punzantes rasgando la pared, se dividen en tres zonas; en una dejan entrever seres mitológicos relacionados con el mundo demoníaco, en otra encontramos a indígenas de Las Américas y brujos, también en relación con este mundo infernal y por último, encontramos un “mundo nuevo”, que es el mundo que llevaron los occidentales a Las Américas.

Horario:

Precio: Gratuito

Información:

Volver