Iglesia de La Granada

Iglesia de La Granada
Iglesia de La Granada
Iglesia de La Granada
Iglesia de La Granada
Iglesia de La Granada
Iglesia de La Granada

Un templo lleno de historia y arte

La Iglesia de La Granada, es una construcción que se inicia en el Siglo XIV y se prolonga hasta bien entrado el Siglo XVIII, ya que, ha estado en continua construcción y se han ido haciendo diversas remodelaciones.

El proyecto se inicia como una Iglesia de estilo Gótico – Mudéjar, con un artesonado en la nave central, sostenido por arcos de ladrillo apuntado y pilares rectangulares y capillas laterales que poco a poco van construyendo las familias nobles de Llerena. Éstas familias van haciendo cada una su capilla en esas naves laterales a su estilo, como son la capilla de Suárez de Figueroa (conocida también como capilla de la trinidad), la capilla de la familia Zapata, que se conserva en la actualidad, la capilla del prior..(¿) de la fuente y la capilla de Martín Zorrilla (¿).

En el exterior también se estuvieron haciendo obras de remodelación continuamente, en función de las necesidades que tenía sobre todo el Tribunal de La Santa Inquisición para los autos de fe. Se construyen los corredores que dan a la plaza, de arcos, que se conservan en la actualidad de estilo mudéjar. En la torre se hace también en el siglo XVI una ampliación de ésta, a partir del segundo cuerpo ya de estilo manierista - renacentista, pero más bien manierista.

Ya en el Siglo XVIII, el artesonado de la nave central estaba en muy mal estado, y amenazaba con caerse, ya que estaba combándose y corría grave riesgo de desplomarse, y entonces, ellos que no eran muy amigos de lo que es la restauración, optan por tirar la iglesia y hacer una nueva. Encargan el proyecto al famoso arquitecto de Llerena José de Hermosilla, que estaba trabajando en la corte y éste plantea una construcción muy ambiciosa, una gran basílica con una enorme cúpula en el centro; el diseño se basaba en una iglesia de planta central soberbia, pero para haberla construido con los recursos de La Corona y no con los que había en Llerena; además, cuando se inician las obras, Hermosilla tiene que abandonar el proyecto porque se tiene que marchar a Italia y entonces los arquitectos que habían aquí no tenían la capacidad suficiente para llevar a cabo dicho proyecto ni existían recursos suficientes como para hacer una construcción tan ambiciosa. La construcción se desmontó cuando aproximadamente por la mitad, se paralizaron las obras, se readaptó el proyecto y se acabó haciendo un proyecto menos ambicioso, pero muy ecléctico, de un barroco – clasicista, que es lo que hoy tenemos.

Afortunadamente, en esa remodelación, no se eliminaron todos los elementos de la Iglesia; por ejemplo la capilla de la familia Zapata, que es de estilo gótico – Renacentista, era una capilla exenta de la Orden de Santiago, porque el licenciado Zapata tenía amistad con el Papa Adriano VI y éste le concedió el privilegio de que la capilla estuviera exenta de la Orden de Santiago; entonces, para poder intervenir en la capilla necesitaban el permiso de la Santa Sede, que como no lo obtuvieron, no pudieron tirarla, al igual que la torre y la parte de las capillas anexas a la torre, por lo que se conservó también ahí la capilla del prior que es otra de las capillas particulares que ha llegado hasta nuestros días. Tampoco se tiró el camarín de la Virgen, que se acababa de construir y la fachada nada más que se remodeló hasta la altura de los arcos, que es hasta la altura a dónde se llegó. Esto es lo que se conserva de la primitiva Iglesia.

En el interior, lo más antiguo es quizás lo más interesante, la capilla Zapata (en la que está el Zurbarán), que es magnífica, es una construcción de estilo Gótico – Renacentista, con un valor artístico muy destacado. También conserva su coro, su sotocoro, su órgano histórico, su sillería del coro de estilo Renacentista magnífica, tallada en madera de borne, también conserva imágenes muy destacadas, como el San Jerónimo penitente de Vázquez el Viejo, que se hizo para la capilla de San Jerónimo, pero que hoy en día está allí, la imagen de la Vírgen de la Asunción de Roque Balduque y el famoso cuadro de Zurbarán, que procedía del retablo mayor.

En la Capilla del Prior, actualmente capilla bautismal, lo más destacado es el zócalo de azulejos, hechos por el ceramista Cristo Valdés Augusta (¿), excelente ceramista del siglo XVI, que trabajaba en los reales alcázares de Sevilla; en la Capilla Zapata también se conserva un zócalo de azulejos muy bueno.
También artísticamente muy destacado es la torre, la portada Gótico – Mudéjar de la parte inferior, el camarín de la Virgen, que a pesar del incendio que hubo en Agosto de 1936 se conserva bastante bien (tenía muchas pinturas, muy ricas que se destruyeron con dicho incendio).

La obra quizás más interesante que había en la Iglesia era el retablo mayor, creación de Zurbarán. Hubo otros dos retablos de pintura flamenca, uno en la capilla zapata y otro en el altar mayor, que terminaron desapareciendo, posiblemente se venderían.
Se conservaron algunas pinturas, siendo la más importante la central, el Martirio de Santiago, que actualmente se encuentra en el Museo del Prado de Madrid.
En la puerta del sagrario, se encontraba un Cristo Resucitado o Cristo Redentor que se conservó en Llerena hasta los años 60 y a día de hoy se encuentra en el museo de Bellas Artes de Badajoz.

En Llerena se conservó el Cristo Crucificado que hay en la capilla Zapata, pero al coincidir con las obras de restauración de la Iglesia en el Siglo XVIII, se desmontó el retablo y se vendieron las pinturas. Todo esto sucedió en la época en la que Paul Guiná (buscar) pasaba por España comprando pintura española para la colección del Museo del Louvre y éste debió pasar por aquí a comprar varias obras.

En los últimos años hemos avanzado bastante en lo que ha sido la historia de la Iglesia en Llerena y todos sus monumentos antes de la gran destrucción que supuso el siglo XVIII. Durante los siglos XVIII y XIX, en Llerena hubo una destrucción absoluta del patrimonio artístico tan rico que tenía la ciudad, no obstante, aún se conserva bastante patrimonio.
Hubo una época de bastante oscurantismo, en la que no se sabía cómo había sido ese patrimonio y afortunadamente, en los últimos años, se han hecho bastantes estudios pudiéndose conocer con bastante precisión cómo era dicho patrimonio.

Horario:

Precio: Gratuito

Información:

Volver